Inconvenientes de las redes de afiliacion

votar
Si seguís el Exprimiblog ya sabéis lo que son las plataformas o redes de afiliación. Se trata de unos servicios por los cuales recibimos una compensación a cambio de enviar tráfico a las páginas de los anunciantes.

Con el marketing de afiliación (patrocinar productos y servicios de otros en nuestros sitios) se puede hacer muchísimo dinero, diría que infinitamente más que con la publicidad contextual de display, aunque estoy exagerando. Normalmente el sistema funciona dando un porcentaje de la posible venta que pueda producirse por un visitante que accede a la web del anunciante a través de nuestro enlace. Cuanto más vendamos y más caro mejor. 
Por ejemplo; si vamos al 5% con un anunciante, y un visitante de nuestro blog hace una compra de 100 euros a través de nuestro enlace (o cualquier otra creatividad), el anunciante nos embolsará, a través de la plataforma, 5 euros en nuestro saldo.

Pero no todo lo que reluce es oro. Obviamente los anunciantes no quieren regalar su dinero y las plataformas, aunque tienen indiscutibles beneficios, no son en la mayoría de los casos la mejor opción para rentabilizar nuestros blogs y redes sociales.


Pasa y mira cuantos anunciantes tengo...

Aunque una vez que comienzas ya descubres parte de ellos, te adelanto cuales son los principales aspectos negativos del marketing de afiliación:


Tenemos que solicitar cada una de las campañas y esperar a que los anunciantes las acepten, o bien las rechacen. Tanto si usamos las plataformas de afiliación cómo si recurrimos directamente al anunciante. En caso de haber sido rechazados podemos intentar averiguar el porque y decidir si compensa cambiar el blog o buscar otro anunciante. Normalmente, cada campaña que solicitemos estará destina a cada sitio para el que la hayamos seleccionado, así que si quieres usar el mismo anunciante en diferentes sitios tendrás que solicitar la campaña para cada uno de tus sitios. De momento sólo conozco 2 con las que entremos con varias campañas pre-aceptadas; Afitelia y Adjal.

Tenemos que escribir sobre lo que patrocinemos: En principio; no basta con colocar un banner y esperar. Aunque hay muchas excepciones, en principio, no podemos intenta que la gente compre algo sin antes promocionarlo de una manera u otra. No tenemos que ser vendedores pero sí tenemos que hacer ver a la gente los beneficios de los que patrocinemos. Lo primero ya es buscar las campañas, estas no vienen solas cómo en plataformas de anuncios convencionales pero además deberemos dar nuestra opinión si queremos maximizar las ventas. La gente se fía de las opiniones de los demás, la nuestra por ejemplo. Y si tenemos muchos seguidores pues mejor, de otro modo podría no valer la pena. Aún así tampoco perdemos nada si probamos a cambiar los viejos enlaces por los que nos pudan dar algo.

La gran mayoría de las campañas tienen una duración determinada. En ocasiones esta puede muy corta y una vez finalizadas tenemos que retirar los códigos, pues las acciones de las visitas no cuentan y no ganamos dinero. El tiempo que dura una campaña puede ser de pocos días a varios meses o años. Esto nos obliga a estar atentos y a tomar acciones en consecuencia, al contrario que en la publicidad contextual cómo Adsense o Smowtion. Pero además...

Cada campaña sólo suele ser válida para determinados países. En la inmensa mayoría de las ocasiones las campañas están sólo destinadas a un sólo país en concreto. Prácticamente ningún vendedor se anuncia globalmente, aunque hay excepciones, pero ese no es el problema. Además de tener que soportar la publicidad, los visitantes de los países en donde la campaña no esté disponible podrían incluso llegar a hacer una venta o un registro en la web del anunciante y nosotros no ganaríamos nada por ello. Y no sólo eso...

Los anunciantes pueden poner otras restricciones. Estate atento y lee todos los acuerdos que aceptes. En algunos casos exigen un mínimo de ventas para que empiecen a contar, en otros cuanto más vendas más porcentaje ganas.

Los anunciantes abusan del sistema CPA: Es extremádamente difícil encontrarse con una campaña apropiada a nuestro sitio que tenga una remuneración por click (CPC) o por mil impresiones (CPM). El preferido de los anunciantes es el coste por venta o CPA. Con el pasean sus marcas por los blogs y sitios web sin tener que pagar por ello. Sólo cuando venden o consiguen lo que quieren (registro, suscripción). Con el CPA podemos ganar dinero pero también podemos generar 1000 clicks con 1000 visitas y no recibir nada a cambio.

Existen cancelaciones: En todas las campañas hay un porcentaje de cancelaciones; cuando los usuarios finalmente no han realizado la compra o la han devuelto la conversión se cancela y el fabricante no confirma el saldo. Aunque algo parecido también suele pasar en la publicidad contextual con los clicks no válidos. Sin embargo con la afiliación, el porcentaje de cancelación puede llegar al 20%.


La inmensa mayoría de plataformas de afiliación, también, tienen varios inconvenientes que se suman a los anteriores:

Tienes que dar de alta previamente cada uno de tus sitios. No te los aceptan todos de golpe y además los códigos que obtengas para los anuncios no podrás usarlos en otras webs. Aunque esto es común también en servicios de publicidad contextual, creo que las plataformas de afiliados no tienen motivos ya que somos nosotros los que nos buscamos la vida, incluso, dentro de ellas.

Por norma general no puedes usar los códigos fuera de tu sitio. Por ejemplo; en las redes sociales y en tu foro favorito. Aunque no es en todos lo casos así, tenemos cómo ejemplo a Afitelia que sí lo permite.

¿Qué usar entonces para monetizar más nuestros blog?

Aunque las cosas están cambiando, varias plataformas de afiliación se están dando cuenta de los inconvenientes que estas tienen para nosotros. Entre esos cambios están habiendo, sobre todo, iniciativas para evitar tener que estar constantemente cambiando códigos. En algunos sitios podemos seleccionar varios anunciantes para un mismo banner, es decir; un banner que va rotando los anunciantes. En una probable próxima entrada haré una recopilación de estos sistemas.


Sin embargo la mejor opción son las metaredes de afiliación. Funcionan como redes de afiliación automáticas, con todos los programas pre-aceptados, con herramientas de generación y conversión de enlaces de afiliado y muchísimo más.

3 comentarios:

  1. Monetizar un blog es extremadamente dificilísimo a no ser que tengas muchas visitas diarias. Yo tengo claro que no me haré rica jajaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé Maluni, a pesar de tienes pocas entradas tienes una barbaridad de seguidores. Ellos serán los que te den los beneficios a través del contenido, así que tu futuro es muy prometedor, más aún cuando descubras la herramienta de la que hablo al final. Además creo que tu temática mueve bastante dinero.

      No sé si estás usando redes de afiliación pero si no me equivoco ya deberías tener algún resultado por pequeño que sea. Te adelanto que cuando publique la entrada esta, que ya te darás cuenta de la que hablo, cambiará un poco, o bastante, la forma de escribir y monetizar.

      Saludos y gracias por dejarme un comentario!

      Eliminar
    2. Hola Maluni, ya está publicada la herramienta de la que te hablaba, es Simple4us. Hay que verla con calma porque tiene bastante utilidades. Al ser nuestros blog de Blogger no podemos usar el plugin pero podemos rentabilizar los enlaces ya creados y buscar y compartir enlaces en redes sociales. Un saludo!

      Eliminar

Tu comentario tiene valor, dedícale unos minutos y repásalo. Si tiene faltas de gramaticales o de ortografía lo borraré. Respondo a todos así que si tienes dudas no repares en preguntar.

Si esperas respuesta acuérdate de marcar el botón de 'Avisarme'.

Y RECUERDA: Para mantener las conversaciones legibles usa correctamente el botón COMENTAR o RESPONDER cuando proceda. Muchas gracias.

Más de 2000 suscriptores reciben las entradas en su correo

Vía FeedBurner. Introduce tu dirección de correo electrónico y confirma el mensaje que te llegue.